• Facebook
  • Twitter
  • Entrades 2017: Proximament podreu adquirir les vostres localitats per a les Entrades mora i cristiana. Més info aci ...
  • Record Visites: Les retransmisions emeses en directe al canal de Youtube compleixen totes les espectatives previstes aquest any ...
  • Federació: Valora molt positivament el balanç general d'aquestes festes 2016, on el creixement de festers a sigut notable...

Pregó 2006


2006 FRANCISCO LÓPEZ 
PRESIDENT DE LA UNDEF 

Bona nit, Altea.

Es para mi un gran honor y una profunda satisfacción, poder pregonar las vigésimo séptimas fiestas de Moros y Cristianos.

Expresar mi saludo más afectuoso a las autoridades que nos acompañan, así como a los directivos y cargos festeros, sin olvidar a todas las festeras y festeros y habitantes de esta hermosísima tierra, que es Altea.

Tengo que confesaros la emoción y también la alegría que me ha dad, el que pensaseis en mi para nombrarme, ni más ni menos, que Pregonero.

Por tanto, vaya mi agradecimiento a la Associació de Moros i Cristians Sant Blai y a su Presidente, mi querido José Serrat, amic Pep, también especialmente a la concejala de fiestas, mi admirada Feli, por el sorprendente honor que me ha proporcionado, y como no, gracias al calor brindado desde las instituciones locales por volcar tanta generosidad y afecto; y en especial a la persona más representativa de ellas, que es el excelentísimo Sr. Alcalde, Don Miguel Ortiz.

Así mismo quiero deciros, que aunque ello me enorgullece, también me llena de responsabilidad, ante tal lance.

El pregón de fiestas es un acontecimiento cargado de contenido y significado, que utiliza el lenguaje como motor de comunicación, que sirve para “abrir la puerta” a una nueva situación mental, tanto espacial como temporal, en la que revivimos de manera simbólica lo acontecido en este agro tiempo atrás, entre las huestes de la media luna y las legiones de la cruz, símbolos que presiden nuestras amadas fiestas de moros y cristianos.

Hoy quiero hablarte pueblo de Altea, como si lo hiciera un hijo fiel y obediente. ¡Qué importa que en tu pueblo yo no naciera, para tenerte como algo mío!
Cuando el estío hace amago de marcharse y al albor del otoño, la fiesta de moros y cristianos de Altea, llaman a la puerta.

Sólo la fiesta es capaz de hacer incuestionable lo que resultaría habitualmente increíble, ese enfrentamiento moro y cristiano, y a la par, momento de común unión entre los dos bandos. Es color, es alegría, es deleitarse, es confraternizar con los amigos.

Es compartir esos momentos tan especiales, con todos ellos.

Ya se puede oler desde aquí, la esencia embriagadora de la pólvora, mañana podéis disfrutar de ella, y a continuación fascinaros con el parlamento entre la embajadora mora y el embajador cristiano, por la tarde tendréis la oportunidad de embelesaros viendo desfilar las huestes moras, con esa magnanimidad que ellas solo saben hacer.

El domingo comenzará con la diana cristiana que dará paso a la solemne misa. Y a por la tarde, el santísimo Cristo del Sagrario y San Blas, recorrerán las calles, al son de las marchas procesionales.

La diana mora, será el punto de partida del lunes, día en el que celebraréis la misa de San Bla, vuestro patrón.

Una vez terminada la misa, volverán ha hacer acto de presencia los arcabuces en el alardo, donde los embajadores de la media luna y la cruz, volverán a debatirse en palabras en la embajada cristiana, llevando consigo, cual rigor histórico, la rendición mora.

Por la tarde del lunes, tendréis la oportunidad de deleitaros, viendo desfilar a los meteros del bando cristiano, con ese garbo al son de los pasodobles y a la majestuosidad con que avanzan al son de las marchas cristianas.

Y para que no todo sea rigor, por las noches disfrutaremos de las verbenas y cantaremos y bailaremos en las peñas.

¡Feliz pregonero me siento! Proclamando que amo a este pueblo como a mi sangre que disfruto estas fiestas todo el año. Porque no se atan a los días anunciados, sino que se viven los 365 días que tiene el año.

Ya sé que vosotros tenéis mucho que decir, mucho que comunicar, mucho que pregonar a los nuevos habitantes y a los que os visitan, ya que compartís vuestras alegrías, vuestras ganas de vivir, vuestras fiestas; y eso os tiene que enorgullecer, porque podéis comprobar y sentir que somos de Altea y que formamos una gran pueblo.

No hay momento mejor para demostrarlo que ahora, aquí, durante estos hermosos días en los que unís vuestros esfuerzos y un deseo común, pasarlo bien junto a los vuestros, a tanta gente que viene de fuera, atraída por esa hospitalidad y alegría de la que siempre habéis hecho gala. Me siento dichoso de tener amigos como vosotros.

Con estas palabras que me salen igual de sentidas que sinceras, he querido cantar a Altea, animado como una catarata de emociones que se multiplican. Os puedo asegurar que este, es otros de esos momentos que no olvidaré nunca.

Quiero dar las gracias a quienes me han brindado la oportunidad de hacerlo y a vosotros, amigos, por escucharme con la atención que habéis prestado.


Sirva este pregón como homenaje, a aquellos que nos dejaron para siempre. Aquí permitidme un pequeño recuero a vuestro y siempre querido amigo, Pepe Viudes y a Charo, su mujer; a toda esa gente que luchó y trabajó para que los Moros y Cristianos de Altea ganaran cada año en esplendor y prestigio; hombres y mujeres que con su labor entre bambalinas, hacen que todo salga a la perfección. Por último, a este pueblo, que se ha convertido en una referencia a todos los niveles en saber hacer.

Deciros también que, tenéis un camino de futuro, de buen futuro en éstas, nuestras tan queridas fiestas de Moros y Cristianos, en el que nosotros, desde la UNDEF, os decimos que nunca os faltará nuestro apoyo más decidido.

Gracias pueblo mío, por escucharme con la atención que lo has hecho.
Como final, solo te pido que unas tu voz a la mía.

Que tu voz amiga, me acompañe en un grito que suene más fuerte y mejor, que todo lo que termino de decirte.

Avant la Festa i Visca la Festa.